Detalle del techo del Salón Dorado. Foto.

Imágenes: Paula Alvarado.

Ayer por la tarde visité por primera vez en mi vida el Teatro Colón, y qué acertado haberlo hecho cuando el teatro se encuentra en el estado en el que está en este momento.

Uno puede estar o no de acuerdo con aquellos que lo construyeron, con si era o no importante invertir dinero en restaurarlo, puede estar a favor o en contra de la administración actual -que fue la que organizó la visita-, o más preocupado por los problemas gremiales que por el edificio. No me voy a poner a discutir nada de eso.

Lo que me quedó dando vueltas en la cabeza después de la visita fue un profundo respeto por el nivel de artesanía y oficio que se nota en cada milímetro de cada butaca restaurada, por la calidad de los materiales que se utilizaron, y por la imponente apariencia general del lugar. Un respeto que también es nostalgia por lo artificial y plástico de todo lo que nos rodea actualmente.

¿De qué hablo? De que las butacas fueron restauradas con terciopelo de lana, que casi no existe más porque fue reemplazado por el sintético. Que las mismas fueron rellenas con paja para respetar todo lo que pudiera afectar la acústica del lugar.

Ya sea asistiendo a ver una obra o concierto, o realizando una visita guiada, vale la pena ver esta obra que cuesta creer que existe en Buenos Aires.

Justamente en algunos días se inaugura la temporada 2011 con una ópera de la que pude ver la escenografía y que suena más que interesante: Le Grand Macabre, de György Ligeti con puesta de La Fura dels Baus.

De ópera sé poco y nada, pero la única vez que vi una, en Viena, fue una experiencia emocionante. A veces existen prejuicios con que la ópera es aburrida o para entendidos, y puede que los aspectos técnicos o líricos de las mismas así lo sean. Pero para mí fue ver una historia donde las emociones se transmitían por medio del tono de la música y fue maravilloso. Lamentablemente no estaré en Buenos Aires en las fechas que se llevarán a cabo las cinco funciones de esa ópera, pero espero poder ir más adelante.

Les dejo unas imágenes de la visita al teatro abajo.

Links:
TeatroColon.org.ar