Fachada de frente de Villa Ocampo. Foto.

Fotos: Paula Alvarado.

Amo esos días de verano donde el sol cálido brilla,
el pájaro vuela borracho de luz y gorjea,
las flores perfumadas lo embalsaman todo y el prado es tan verde (…)
Victoria Ocampo (Fuente)

Uno de esos días de verano lo pasé recorriendo los jardines de Villa Ocampo, la última residencia de la escritora y mecenas de la cultura Victoria Ocampo.

La casa, que diseñó su padre para su tía como lugar de veraneo y que Victoria heredó, fue paso obligado de decenas de personajes de la cultura nacional e internacional a partir de los años ’40s.

Jardines de la entrada de Villa Ocampo. Foto.

No se puede apreciar por algunas fotografías de su casa hecha museo todo lo que fue Victoria Ocampo para la literatura y la cultura argentina. Tampoco saber por medio de palabras el esfuerzo psicológico que habrá tenido que hacer para llevar la vida que llevó en tiempos en que las mujeres tenían bastante menos libertad de movimiento, por llamarlo de alguna manera.

Pero espero que las imágenes los inciten a visitar este lugar, y escuchar la historia de la casa y de la mujer algún día para sacar sus propias conclusiones.

Tapiz tejido y lámpara de acero y vidrio. Foto.

Recomiendo, si consideran ir, llegar temprano. La casa cierra a las 18 jueves y viernes y a las 19 los fines de semana, y, como la visita dura una hora, si se va después de un almuerzo haragán no queda suficiente tiempo para sentarse a leer algunos libros o volúmenes de la revista Sur en la librería/biblioteca.

De la estación Beccar del tren son unos diez minutos en bicicleta, y las calles arboladas de alrededor están perfectas para estos días calurosos.

Más información en el sitio web del lugar.

Links:
VillaOcampo.org