San Bernardo - Barra de la entrada hacia el frente. Foto.

Imágenes: Paula Alvarado.

Porque Buenos Aires es tan chico, hace unos días me enteré de que el abuelo de mi novio era amigo del dueño del Café San Bernardo, al que le arreglaba las mesas de pool y de billar cuando el señor no podía arreglarlas él mismo. El dato sugiere algo de la antigüedad del lugar, que este año cumple 100 años.

Hablábamos de él porque estuvimos yendo con algunos amigos a jugar al ping pong y al pool, alternativa sana de salida de noches de verano.

El grado de gentrification del café y bar demuestra que el dato no es ningún secreto, pero lo que más me gusta de este espacio no es tanto que sea un punto cool para los hipsters de Buenos Aires, sino que en sus paredes y mesas y barra se mezclen señas de la Buenos Aires de antes y la de ahora.

Durante día y noche se puede jugar al pool y al ping pong ($22 por hora), y también al billar, burako, dados, dominó, ajedrez y naipes, aunque probé sólo los primeros. Según vi en este video, el bar tiene un séquito de fans del club Atlanta que juegan a las cartas allí.

Si todavía no lo conocen, les recomiendo una visita. Está abierto las 24 horas en Corrientes 5436 (Villa Crespo).

Más en la página social del café.