'Cartel' de musgo de Paraná Vivero. Foto

Fotos ©BA Inspiration

A principios de abril salió publicada la primera agenda que hice para revista Living, para la cual entrevisté a los chicos de Paraná Vivero.

Me es divertido pensar en el vivero de mi barrio cuando era chica, casi exclusivamente frecuentado por señoras jubiladas, y en el carácter casi de epopeya que adquirió la idea del vivero propio en los últimos años, superando incluso a la fantasía eterna del bar en la playa, como bien dicen Ale ‘Poroto’ Yáñez y Andrea Villarino, propulsores de Paraná.

La idea de un vivero moderno podría quedarse en algo chato y superficial, pero al visitar este espacio y al charlar con Andi me quedé con la idea opuesta: se nota que lo que mueve a Paraná es el cariño (característica que lo emparenta con Sonyando, otro amigo de la casa).

Aquí, el intercambio completo con Yáñez que no entró en la revista:

BA Inspiration (BAI): Hace no mucho tiempo los viveros eran más obsesiones de señoras grandes que puntos de atracción para jóvenes, ¿por qué abrir uno en un espacio como Galería Patio del Liceo?
Ale ‘Poroto’ Yáñez (AY): Para nosotros el vivero es parte del Top 3 de cosas que se enumeran como deseos de la gente a futuro: el bar en la playa, el viaje eterno en motorhome, y el vivero. En nuestro caso lo era, y sucedió que Andrea y yo teníamos una gran necesidad de encontrar un lugar para escaparnos de nuestras realidades laborales cotidianas (que naaada tienen que ver con las plantas). Encontramos el punto en común en un vivero y en Patio del Liceo como lugar de encuentro con nuestros amigos y oasis de la ciudad. Sentimos que el espíritu juvenil que queríamos darle a Paraná tenía muchísimo que ver con una galería de jóvenes para jóvenes.

BAI: ¿De qué forma se diferencia Paraná de los viveros tradicionales?
AY: Tratamos de que sea mas concepto que vivero, que pueda reconocerse como punto de encuentro, galería verde, el lugar donde encontrar un regalo diferente. El producto terminado es nuestra especialidad: combinar la planta justa con la maceta indicada (por cierto: no son macetas típicas, ni tampoco plantas típicas), eso que va a hacer que la planta de tu casa sea la que siempre quisiste, aunque no lo sabías hasta que llegaste a Paraná.

BAI: ¿Cuál es el foco de la variedad de especies que presentan?
AY: Los cactus y crasas suculentas son nuestro fuerte, y también todo tipo de planta que nos gustaría tener en nuestras casas. Tenemos un público que está aprendiendo a relacionarse con las plantas, y lo primero que nos piden son plantas que se cuiden solas. Para resolver este ‘problema’ (problema porque no creemos en la planta adorno: la planta es un ser más, al que hay que querer y aprender a cuidar) los cactus y suculentas son ideales.

Para las macetas tenemos relaciones asociadas con proveedores increíbles que se dedican a hacer realidad mucho de lo que teníamos en mente. Las macetas de Verde Limbo, Katmandú, Verde Cactus, Terraza, los terrarios de Herbario: todos como una gran familia. Con cada uno estamos empezando a desarrollar proyectos que tengan que ver con el camino que encontramos, y con las ganas de ofrecer novedad en un mercado que no suele tenerla.

BAI: En Paraná también hacen eventos, ¿de qué se tratan?
AY: Estamos tapados de ganas, de ideas, de fusiones, ‘movidas’ que de a poco vamos encontrándoles lugar. El club del gajo fue la primera actividad/fusión con la galería Fulgor. Ideamos encuentros mensuales de intercambio de plantas de forma gratuita: traés tu gajo y te llevás no sólo otro, sino también consejos, ideas, respuestas y mates disfrutados.

Otra fusión es la que está gestándose con Sonido Ambiente, con quienes ideamos la serie de acústicos El Sonido Ambiente de Paraná, con la idea de poder llevar acabo más cruces nuevos: en este caso, plantas y audiovisual. La primera entrega cuenta con la presencia de una gran amiga de la casa, Loli Molina.

Y un pendiente es el Paraná Solidario, que viene encontrando su camino de la mano de cooperativas en barrios carenciados.

BAI: ¿Qué respuesta tienen del público que visita la galería y cuáles son sus próximos planes?
AY: El efecto contagio es lo que mejor refleja lo que pasa. La gente que se acerca a la galería a ver la obra que inaugura algún artista, o que asiste a alguno de los miles de cursos que se dictan se sorprende con el oasis que ofrecemos, y no dudan en invitar a sus conocidos. Aunque no compren algo, el hecho de que alguien llegue a Paraná y se vaya diciendo que quedó enamorado de nuestro lugar, a nosotros nos hace el día.

Abierto de martes a viernes de 16:00 a 21:00. Aquí la plantita que yo me llevé cuando estuve ahí.

Links

Paraná Vivero
Galería Patio del Liceo