Texto de Delia Cancela y Pablo Mesejean en la muestra La rebeldía Pop. Foto