Las cocineras se inspiraron en el estilo despojado de Höst para la puesta